Profesor

Os recuerdo el debate pendiente sobre Educación. 

¿Estás satisfech@s con la enseñanza que habeis recibido? ¿Qué cambiaríais? ¿Qué opinais sobre los cambios que se avecinan?

Un excepcional video

Si quereis proponer un debate sobre la enseñanza pública no teneis más que iniciarlo; nos jugamos mucho. Os toca a vosotr@s.

 

Sin comentario..

 

 

 

 

6 thoughts on “Profesor”

  1. ¿Quién puede estar satisfecho con la educación que hemos recibido? Lo único que se enseña es a memorizar cuatro conceptos que realmente no valen para nada, no nos enseñan cómo pensar ni cómo movernos en el mundo real. ¿De qué sirve aprenderte algo que luego no sabes aplicar?
    No cambiaría, reharía todo. Es cierto que hay que reconocer que la educación es algo muy complejo, pero creo que estamos siempre basándonos en un sistema erróneo e intentamos mejorarlo, cuando lo que está mal es el planteamiento.
    Y sobre los cambios, mucho me temo que estamos retrocediendo a aquellos tiempos (no tan lejanos) en los que solo estudiaba el que podía, y el pobre al campo o a penar y buscarse la vida. Una pena, pero eso sí, no nos autocompadezcamos y hagamos algo, aunque demasiado fácil es decirlo…

  2. Me hace gracia la pregunta de si los alumnos están satisfechos con la educación que reciben JA JA JA
    ¡Por supuesto que no!
    ¿Sabéis qué es lo que cambiarían los alumnos?
    Harían un solo cambio, las aulas, las cambiarían por sus casas o la calle, o un parque donde hacer botellón. Abramos los ojos, esto es así.
    Es un hecho, los estudiantes de hoy en día, en su mayoría, pasan de todo, son unos auténticos vagos y en realidad no aprenden nada, más bien todo lo contrario; se vuelven peores personas: Son capaces de pisotearse entre ellos de ser necesario por un par de décimas más en un examen, solo para poder echarle en cara a su “amiga” de al lado que ha sacado más nota que ella.
    Lo de “amiga” lo habéis leído bien, va entre comillas, ya que los estudiantes y jóvenes de hoy en día en general entienden otra cosa por amistad, puede estar contándote todos sus secretos hoy y mañana poniéndote verde, entonces tu, como buena “amiga” que eres, te encargarás de airear toda su vida, acompañando la historia con comentarios del estilo “Esa? Menuda guarra!” y similares.

    En mi opinión, con estudiantes como los actuales, mejor sería poner la educación como algo opcional en este país, y no obligatorio. Sigues creando los mismos borregos que te votarán en cuanto les digas cuatro mentiras y te saldrá mucho más barato. ¿Qué se mosquean? Pues se ponen un par de rotondas para que vean que hay dinero para gastar en cosas tan importantes como es que el pueblo esté bonito, y listo.

  3. Un poco bruto, pero creo que el comentario no está del todo desviado. Generaliza demasiado, pero hay cosas totalmente ciertas…. hasta el último párrafo. Por favor, borregos? Si se crean ellos solos. Todos tenemos las mismas oportunidades (salvando evidencias, esto también es una generalización, y estoy hablando de motivos económicos, no de cualquier otra interpretación. Es por dejarlo claro), unos las aprovechan y otros no, pero a todos se les debe educar. No puede ser opcional hasta determinada edad, tal y como ocurre ahora.
    Y dejemos clara una cosa, lo que sí que no podemos hacer es meter a las cuatro manzanas podridas en la bolsa de las sanas. Eso es lo que hacemos y así nos va. Bueno, ese es uno de los problemas, porque desde luego, lo que sí que está podrido es la base de este sistema.

  4. A la primera pregunta mi respuesta es no. ¿Qué clase de enseñanza es la que te inyectan contenidos con cuentagotas o con embudo y no tiene ni un mísero espacio para aprender a reaccionar emocionalmente ante nada? Para almacenar datos existen miles de máquinas y objetos electrónicos que sirven para eso, te inoculan lo que personas en altos cargos deciden que está bien saber y lo plantan como la cultura general mínima para llamarte persona formada pero en esas bases no se encuentran motivaciones más allá que la de seguir drogándote con sus datos para no morirte de hambre el día de mañana. Nunca he dado una clase de motivación, nunca he dado una clase que me guíe en mi vida, nunca he dado una clase en la que interactúes con otras personas, en la que te enseñen a hablar en público, en la que te enseñen a afrontar una entrevista de trabajo (cosas, por otra parte, que nunca vas a tener que afrontar en la vida real y si esto no es ironía que venga Punset a traerme Pan Bimbo, por cierto, el concepto ironía se explica muy mal en esos libros de texto tan bien trabajados), en cambio he dado clases en las que he tenido que soportar el lavado de cerebro de profesores que más o menos competentes explicando su comanda, se saben más inteligentes que la gente para la que están hablando y saben perfectamente dejar caer sus opiniones para crear sus ideas en las mentes de alumnos que no han sido prevenidos para esa posibilidad, que acaban siendo clones unos de otros diferenciados por notas como en la vida laboral te dividen por puestos. ¿Cómo estar satisfecho con una educación que permite que haya gente cursando estudios tan superiores como pueden ser un grado que no sepa distinguir entre hay, ahí y ay?
    Yo he sido educado en este sistema que reproduce e inocula la ideología dominante, sin nada más que una respuesta correcta (objetiva para mí en un principio pero subjetiva para el profesor en todo momento) para cada pregunta, cambiaría todo y sin despeinarme, incentivaría a la lectura y a la cultura desde la más tierna infancia de los niños y niñas de cada guardería (sin ningún tipo de recorte en juegos que fomenten la creatividad, el esfuerzo, el compañerismo y el razonamiento) pero con nuevos métodos que sean eficaces de verdad, nada de “leer es bueno porque así tendrás imaginación”, que un profesor pueda leer a sus alumnos un libro que le haga manifestar ante ellos lo que es una buena lectura y la emoción que supone, que esos alumnos alucinen tanto con lo que es capaz de crear un libro que quieran por ellos mismos encontrar su libro capaz de extasiarlos como solo un papel manchado con tinta puede hacer (o un triste e-book en su defecto). Y así con todo, la pintura, la escultura, la música… Que se enseñe desde siempre la belleza de una buena conversación (ya sea de fútbol o de poesía), que se defenestre la tele pero sabiendo jugar en ese terreno y salvaguardando series, programas o concursos que no atrofien el cerebro, que se cree un ambiente curioso y en parte desconfiado ante la información que se te presta ya sea en periódicos, en internet o en los mismos libros de texto. Pero lo más importante, razonar una idea. Que se enseñen documentales, que se den conferencias, que se expliquen los grandes descubrimientos de la raza humana, que se haga lo que sea para que nadie llegue a la mayoría de edad sin que sepa llegar a una conclusión firme por sí mismo, contrastarla y defenderla si la cree verdadera y justa.
    Para finalizar (sí, por fin) y simplificando para no alargar esta tortura más tiempo, lo que se avecina es un holocausto de cerebros potencialmente brillantes, pensamientos críticos y valores emocionales justos. Avanzamos sin frenos hacia el abismo de la ignorancia programada y supeditada. Avanzamos hacia un esclavismo moderno que será peor que el antiguo porque aquí seremos felices pensando que se podría estar peor y ser africano o que siempre podremos llegar alto siendo un deportista de élite o famosilla de televisión (Gran Hermano, como máximo exponente). Seguramente no haya respondido bien a ninguna de las preguntas, me haya extendido demasiado y me haya desviado innumerables ocasiones del tema a tratar, lo siento, aunque haya intentado hasta ahora mejorar, sigo teniendo la E.S.O.

  5. Primero decir que aunque sean pocos, no todos son borregos. La pena es que el resto no se da cuenta. En eso que llaman ”centro educativo” te enseñan a analizar frases, a hacer ecuaciones y a dibujar muñequitos, pero luego en la vida real te exigen que seas un profesional competente, una excelente persona que sepa de todo, con conciencia crítica, inteligente y que sepa decidir. Pero eso es lo que te exigen, luego no es lo que quieren. Quieren que seas un chico listo de 10 en todas las asignaturas, porque eso le da glamour y clase al país y no nos deja tan mal, pretenden que sepas hacer los muñequitos y resolver las ecuaciones perfectamente pero que seas una marioneta. Un perrito que se vende al que le da la comida más rica, una puta barata que se va con el que más le ofrece. Que te voten con las cuatro mentiras que tú les dices. Que pena, reitero, que no os deis cuenta. Que está muy bien vivir en un mundo de fiestas, móviles de última generación y gilipolleces varias, pero esto es la vida real, donde tú te lo tienes que ganar. Y lo que están criando, mejor dicho ”educando”, es eso, unos borregos aparentemente felices pero realmente infelices, que viven en un mundo de hipocresía y mentiras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s