Ser profesor

                                                                                             

Cada trimestre las sesiones de evaluación permiten o permitían una reflexión   a todos los involucrados en esta compleja tarea  que es educar-enseñar. Decía Clive Staples Lewis que la tarea del educador moderno no es podar las selvas, sino regar los desiertos. Y en esos desiertos a los que hace referencia el autor de las crónicas de Narnia,  la soledad, a veces,  es  inmensa.

En términos platónicos el mundo de las sombras, de las ficciones, de las apariencias, de los sin-sentidos  inunda cada vez más la auténtica realidad , la esencia de las cosas que en este caso no es algo dado sino un proyecto que se dilata o más bien se contrae en el tiempo futuro quedando reducido buracráticamente, formalmente, indignamente al horror vacui.

Felipe II  envió a la  invencible a luchar contra Inglaterra, no contra los elementos y hoy como ayer,  me temo que la historia se repite. A pesar de todo y de todos nuestra postura teórica puede ser el pesimismo absoluto pero estamos obligados desde la perspectiva práctica (ética) a ser unos empedernidos optimistas.

Disculpad  este críptico texto pero ante el esperpento no he podido evitar ponerme estupendo .  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s