La sociedad y el estado

Graffitis y arte nazi: Conectando con el tema anterior

El Arte del Tercer Reich o Arte nazi, el arte aprobado oficialmente y producido en la Alemania nazi entre 1933 y 1945, se caracterizó por un estilo de realismo romántico basado en modelos del arte clásico. Mientras se prohibían los estilos propios del arte moderno o arte contemporáneo, denigrados bajo la calificación de arte degenerado, los nazis promovían pintura y escultura que se ajustara estrictamente al gusto tradicional y que exaltaran los valores de sangre y suelo (pureza racial –mito ario-, militarismo y obediencia). Otros temas populares eran la representación de tipos populares (volk) trabajando en el campo, la vuelta a las virtudes simples del heimat (amor a la patria), las virtudes de la lucha nacional-socialista y la loa a las actividades consideradas propias de la mujer en los espacios a los que tradicionalmente se la restringía (Kinder, Küche, Kirche, niños, cocina e iglesia).

De forma similar, se esperaba de la música que se ajustara a los cánones de la tonalidad y se librara de la influencia del jazz; con ese propósito se censuraban discos y películas.

Entre los artistas principales que se ajustaron al modelo de arte nazi estuvieron los escultores Josef Thorak y Arno Breker, y los pintores Werner Peiner, Adolf Wissel y Conrad Hommel.

EXPLORACIÓN INICIAL:

1.-¿QUÉ ES EL ESTADO?

2.-LO BUENO PARA EL ESTADO, ¿ES BUENO PARA SUS CIUDADANOS?

3.-¿QUÉ ES LA UTOPÍA? DESCRIBID UN ESTADO UTÓPICO.

4.-¿QUÉ SON EL FASCISMO Y EL COMUNISMO?

5.-¿QUÉ ES LA DEMOCRACIA?

6.-¿QUÉ ES LA POLÍTICA? ¿OS INTERESA?

-TEXTO DE LA OBRA DE GEORGE ORWELL: 1984

El gran hermano en Valdepeñas

Lavado de cerebros.Redes:

El estado es una organización política vinculada a una comunidad concreta asociada generalmente a un territorio que establece un sistema económico y un cierto modo de relacionarse las personas. En este sentido veamos en este enlace como el estado de Malawi legisla sobre las relaciones entre sexos.

2.1.-PLATÓN Y EL PENSAMIENTO UTÓPICO

Introducción a Platón:Mito del carro alado (3:20)

San Agustín: Iglesia vs Estado

La Utopía de Tomás Moro: 3:20

  • La película Un hombre para la eternidad, dirigida por Fred Zinnemann, interpretada por Paul Scofield y premiada con 6 premios Óscar, entre ellos el de mejor película, narra los últimos años de Tomás Moro y sus difíciles relaciones con Enrique VIII, centrándola en su conflicto entre seguir sus creencias religiosas y la obediencia al rey. Está basada en una obra de teatro de Robert Bolt, guionista también de la película. Se estrenó en Londres en el Globe Theatre (hoy Gielgud Theatre) el 1 de julio de 1960. A su vez, la obra de teatro era adaptación de una obra escrita por el propio Bolt en 1954 para la BBC Radio.

2.3.-Nicolás Maquiavelo:

EL PRINCIPE (1513)

MAQUIAVELO Y EL GAL:RAZONES DE ESTADO

Artículo de prensa: Acusación de terrorismo de Estado contra Israel

ARTICULOS PRENSA MAQUIAVELO

Tras la apariencia: El principe debe simular:

2.4.-EL CONTRACTUALISMO MODERNO.

Thomas Hobbes:

El estado de naturaleza: El señor de las moscas de  Willian Golding

-KARL POPPER: SOCIEDAD ABIERTA VS SOCIEDAD CERRADA.

                                                               Sociedad cerrada: Concepción mítico-racional    

                                             Sociedad abierta: Concepción racional.

                                      Organización colectivista                                                                                            Intereses individuales=Int. colectivo

 Normas rígidas (tradición)                                                                                        Normas flexibles

                    Poder totalitario (utopías)                                                                                          Poder democrático

La paradoja de la intolerancia:

«Menos conocida es la paradoja de la tolerancia: La tolerancia ilimitada debe conducir a la desaparición de la tolerancia. Si extendemos la tolerancia ilimitada aun a aquellos que son intolerantes; si no nos hallamos preparados para defender una sociedad tolerante contra las tropelías de los intolerantes, el resultado será la destrucción de los tolerantes y, junto como ellos, de la tolerancia. Cono este planteamiento no queremos significar, por ejemplo, que siempre debamos impedir la expresión de concepciones filosóficas intolerantes; mientras podamos contrarrestarlas mediante argumentos racionales y mantenerlas en jaque ante la opinión pública, su prohibición sería, por cierto, poco prudente. Pero debemos reclamar el derechode prohibirlas, si se necesario por la fuerza, pues bien puede suceder que no estén destinadas a imponérsenos en el plano de los argumentos racionales, sino que, por el contrarío, comiencen por acusar a todo razonamiento; así, pueden prohibir a sus adeptos, por ejemplo, que prestan oídos a los razonamientos racionales, acusándolos de engañosos, y que les enseñan a responder a los argumentos mediante el uso de los puños o las armas. Deberemos reclamar entonces, en nombre de la tolerancia, el derecho a no tolerar a los intolerantes. Deberemos exigir que todo movimiento que predique la intolerancia quede al margen de la ley y que se considere criminal cualquier incitación a la intolerancia y a la persecución, de la misma manera que en el caso de la incitación al homicidio, al secuestro o al tráfico de esclavos.»

POPPER, Karl. La sociedad abierta y sus enemigos. Barcelona: Paidós, 1981. (Pág. 512)

-EL SISTEMA DEMOCRÁTICO:

Democracia deliberativa, democracia participativa…Democracía real?

Actividad final: Debate

Actividad final complementaria:

EJERCICIO DEMOCRÁTICO

escrito el 4 de Abril de 2011 por zcar en General

La Democracia es la conquista de los derechos individuales de cada ciudadano del Estado. Una vez alcanzado un derecho, éste ha de sobrevivir en pugna directa con una obligación; es decir, el derecho individual se mantiene siempre y cuando el ciudadano cumpla con las obligaciones derivadas de la conservación de dicho derecho. Por eso, en todo Estado democrático real, el ciudadano debe participar de forma activa en la vida política, entendiendo esta actividad como el ejercicio digno y responsable de las obligaciones inherentes a la condición ciudadana.

                Uno de esos derechos, en nuestra aparente Democracia, tiene que ver con la Educación reglada. Así se recoge en nuestra Constitución de 1978 en su Artículo 27: “Todos tienen el derecho a la educación” y además “La enseñanza básica es obligatoria y gratuita”. De esta forma es el Estado el que debe garantizar que todo ciudadano tenga el derecho de recibir una educación de calidad de carácter público y de coste gratuito. Por lo tanto, el Estado adquiere el compromiso de facilitar este derecho a su ciudadanía. Ahora bien, ¿cuál es la obligación inherente a este derecho que contrae el ciudadano en la Educación Secundaria Obligatoria? El alumno, como ciudadano, contrae obligaciones: debe aprovechar el puesto escolar que se pone a su disposición. La realidad del sistema educativo español en esta etapa tan significativa dista mucho de cumplir con esa obligación: uno de cada cuatro estudiantes no consigue culminar con éxito este último tramo de la educación obligatoria. El fracaso escolar en España se ha vuelto endémico.

                Sin embargo, ¿qué consecuencias directas tiene para el alumno-ciudadano el incumplimiento de sus obligaciones democráticas? Ninguna. Año tras años, y para evitar la frustración y la desmotivación, innumerables alumnos con incontables materias pendientes promocionan por imperativo legal[1]… ¿Qué tipo de lección democrática es ésta? ¿Es así, sin responsabilidades, como pretendemos educar al ciudadano?

                Un Estado realmente democrático debe garantizar a su ciudadanía el derecho fundamental a una educación pública, gratuita y de calidad; pero también debe garantizar que el ciudadano cumple con la obligación derivada de la conservación de dicho derecho. Por eso, todo alumno, en un Estado realmente democrático,  debe aprovechar de forma efectiva ese puesto escolar. De forma contraria, el alumno-ciudadano sufrirá la pena de la Atimía; dicho con otras palabras, el alumno sufrirá la pérdida de los derechos ciudadanos: esto es, la pérdida del derecho a recibir una educación pública, gratuita y de calidad. Llegado el caso, el Estado transferirá a los padres o tutores legales de ese ciudadano-alumno la responsabilidad de sufragar los gastos derivados de la educación de su tutelado, bien en régimen público o bien en régimen privado[2].

                Ésta es la única forma de alcanzar la Isonomía (la igualdad de los ciudadanos en sus derechos cívicos y en su participación en la vida política). Y es que la Democracia a medias ya sabemos dónde nos lleva (donde nos ha llevado): al desgaste de una Institución Educativa desprestigiada y devaluada con la connivencia de la complicidad social y administrativa.


[1]En la Educación Secundaria Obligatoria se puede repetir una única vez un curso. En el curso académico siguiente, si el alumno suspende más de dos asignaturas, promocionará automáticamente con materias pendientes. 

[2] Evidentemente, ésta sería una medida excepcional orientada a aquellos alumnos denominados “objetores escolares”; es decir, alumnos cuyo fracaso escolar se explica por el abandono de los estudios. Claro está que también se incluirían alumnos de conducta disruptiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s